Relaciones

¿Deseas tener una alta inteligencia emocional?

El concepto «inteligencia emocional» se ha venido desarrollando en las últimas tres décadas, recientes investigaciones han determinado que la inteligencia emocional es inclusive más importante que el Coeficiente Intelectual, te preguntarás ¿y esto por qué? Para responder esta pregunta, primero tendríamos que analizar a lo que se refiere la Inteligencia Emocional.

En el siguiente artículo encontrarás los siguientes temas.

  1. ¿Qué es la inteligencia emocional?
  2. Test de inteligencia emocional
  3. Importancia de la inteligencia emocional
  4. ¿Cómo desarrollar la inteligencia emocional a través de sus elementos clave?

1. ¿Qué es la inteligencia emocional?

Diferentes autores han definido la inteligencia emocional, sin embargo, Goleman logró establecerla a través de términos científicos. La definición de inteligencia emocional es “La capacidad de saber reconocer los sentimientos propios y ajenos, de motivarnos y de manejar adecuadamente las relaciones”. Pero no solo se queda en el reconocimiento pues también incluye la capacidad de controlarlos y gestionarlos, gracias al uso de la razón, es decir de nuestra mente.

2. Test de inteligencia emocional

Para iniciar, me gustaría que te dieras el tiempo para responder unas preguntas que te guiarán en conocer el nivel de inteligencia emocional que posees. El test se compone de diversas afirmaciones que deberás identificar con qué frecuencia las realizas e ir marcando en una tabla su frecuencia. Cada respuesta tendrá un valor en puntos, elige solo una respuesta y realiza el conteo del puntaje para que al final identifiques en que nivel te encuentras.

Da clic para acceder al test de inteligencia emocional

La intención de que realices este test es para que a partir de tu resultado puedas tomar acción para desarrollar tu inteligencia emocional y lograr aumentando progresivamente de nivel hasta llegar al más alto, para ello puedes ir empleando las técnicas que encontrarás en este artículo y en los diferentes artículos de mi blog.

3. Importancia de la inteligencia emocional

¿Te imaginas encontrarte totalmente devastado por que algún ser amado falleció y que lo único que viene a tu mente es que ya no tiene sentido vivir, que ya no queda nada bueno en el mundo y por lo tanto decidas quitarte la vida? Suena muy drástico, pero aquellas personas que poseen nula inteligencia emocional suelen caer en este tipo de pensamientos y por lo tanto decisiones.

¿Ahora entiendes por que es tan importante la inteligencia emocional? Pues bueno, dirás… yo jamás tomaría una decisión así. Pero te pondré otro ejemplo. Resulta que un día llegas a tu centro laboral y recibes una crítica de tu jefe por que no le gustó tu trabajo (ya que le hacía falta unos componentes) así que te niegas a corregirlo porque él no sabe nada, el experto en la materia eres tú; ya después de que se te pasó tu coraje casi finalizando el día decides corregirlo y terminas yéndote tarde de la oficina; dirigiéndote a tu casa te quedas varias horas estancado en el tráfico y sin darte cuenta te pierdes algún evento importante de un familiar (al que casi no ves) y al llegar, solo recibes reclamos, por lo que reaccionas gritando y terminas peleándote con ese ser al que amas mucho y en pocas ocasiones tienes para coincidir, y todo ello debido a la carga que estuviste acumulando durante el día.

Y ahora, sólo tendrás un recuerdo amargo; posteriormente te arrepientes de la forma en que reaccionaste, pero ya es demasiado tarde pues tendrás que esperar un año más para volver a ver a ese familiar.

Comúnmente, uno puede llamarle “tener un mal día” o como muchos se justifican “tener un carácter fuerte” (que mentira más grande). Pues si tuvieras inteligencia emocional, habrías reaccionado diferente ante la crítica de tu jefe, aceptado que no eres perfecto y que puedes equivocarte, por lo tanto haber corregido desde el momento que te lo pidieron y haber salido temprano de tu oficina, evitándote el tráfico y sintiéndote alegre con tu ser querido.

Pero bueno, muchas veces es más fácil dejarse envolver por los sucesos externos y culpabilizar a los otros que aceptar nuestros errores y responsabilizarnos ante ello. Precisamente esto se debe a tener poca inteligencia emocional. Entonces ¿Cómo podremos lograr tener una inteligencia emocional muy alta?

4. Elementos clave de la inteligencia emocional.

Para poder desarrollar la inteligencia emocional, primero debemos entender sus elementos clave para poder empezar a aplicarlos en nuestra vida. Conforme vayas leyendo cada uno de los elementos, te sugiero que hagas una reflexión sobre el elemento que te hace falta trabajar (puedes apoyarte de los resultados obtenidos en el test). Según el psicólogo social Peter Salovey, la inteligencia emocional se compone de las siguientes capacidades:

4.1 Reconocer nuestras propias emociones.

En este primer punto, (si eres adulto) creo que es fácil saber cuándo sientes miedo, tristeza, alegría, etcétera. Si te es difícil identificar la emoción que sientes, puedes realizar un “diario” donde registrarás tus emociones, en muchas ocasiones lo difícil es identificar exactamente la emoción que estas sintiendo ya que existen emociones complejas, las cuales resultan de una combinación entre emociones, y comúnmente se dan debido a las relaciones interpersonales. Por ejemplo, los celos se deben al miedo a perder a un ser amado, el amor y la inseguridad. Existen otras emociones y conocerlas nos permitirá conocernos mejor. Realizar el diario permitirá que registres la emoción que sentiste y en su caso, que logres identificar la razón por la que sentiste dicha emoción.

Elabora un diario de tus emociones

Ahora bien, lo que realmente nos cuesta es reconocer lo que nos ocasiona esas emociones. En el ejemplo que te di, una persona puede identificar fácilmente el enojo que siente, pero reconocer que ese enojo se debe a que no nos gusta la crítica hacia nuestra persona y peor aún aceptar que no somos perfectos, que cometimos un error y que es de humanos equivocarse; eso, es lo verdaderamente difícil.

Así que cada que sientas alguna emoción negativa reflexiona sobre su origen, en el ejemplo anterior podrías preguntarte ¿por qué no me gustan las críticas hacia mi persona? ¿Por qué pongo una postura a la defensiva ante lo que me dicen? ¿Pongo esa postura con todos o solo con las personas que son mi autoridad? ¿a caso viví alguna experiencia pasada que me marcó tanto que cada que sucede algo similar reacciono con enojo o llorando? ¿no será que tuviste unos padres muy exigentes y que te criticaban mucho? ¿estarás repitiendo de manera inconsciente la reacción que tenías con tus padres con todas aquellas personas que ahora son tu autoridad?

Poseemos distintos recuerdos mentales, tantos positivos como negativos. Los positivos son los que no motivan o son nuestro sustento pero los negativos nos limitan. Y todos están ahí en nuestra mente. Y salen a la luz cada que vivimos algún momento que detone ese recuerdo pasado.

Si cuando estas realizando algo nuevo llega algún pensamiento como “no eres capaz” junto con una emoción de miedo, esto se debe a algo que viviste en el pasado, ¿alguno de tus padres o maestro te dijo eso alguna vez mientras cometías algún error? Lo que vivimos en el pasado se queda enraizado en nuestro ser, pero afortunadamente existen técnicas que eliminan de raíz este tipo de pensamientos y emociones, para ello te sugiero leas mi publicación ¿Mente inconsciente? Tips efectivos para controlarla.

Y así, una simple emoción con su reacción puede ser analizada con mayor detalle, todo tiene un trasfondo. Aplicar nuestro razonamiento, mirar fríamente nuestra emoción y con fría me refiero a analizar el por qué de nuestro sentir, en vez de dejarnos envolver en la emoción. Es lo que permitirá que desarrollemos esta primera clave que a su vez es toda una habilidad de la inteligencia emocional.

4.2 Controlar nuestras emociones

Bueno, en el punto anterior, ya pudiste identificar tus emociones y analizar el por qué de tu reacción. Ahora bien, esta segunda clave se refiere a poder decidir sobre nuestras emociones. Es difícil, lograr controlar una emoción. Piensa en algo que te de mucho miedo. Recuerdo que de pequeña me aterraba la oscuridad (creo eso es algo común cuando eres pequeño) ¿pero que aplicábamos?  “No pasa nada, todo esta bien, ese sonido es del viento”, agarrabas valor y te parabas a encender las luces para confirmar que no había nada malo ahí. Si de pequeños pudimos superar nuestros miedos, ¿Por qué siendo adultos ya no?

Sientes miedo a hablar frente a mucha gente, miedo a las alturas, miedo a lanzarte por esa promoción laboral o por ese sueño, por el miedo al que dirán y por otras mil excusas. Así que por miedo prefieres quedarte como estas, aunque no seas feliz ni te sientas a gusto donde te encuentras. Y por miedo te limitas a descubrir nuevos horizontes y habilidades que tal vez tengas escondidas.

No permitas que el miedo maneje tu vida

¿Pero qué pasaría si lograses controlar tu miedo? Al respecto puedo sugerirte que revises mi publicación: Comienza el cambio, elimina los pensamientos limitantes. Donde encontrarás técnicas para el control del miedo, dichas técnicas puedes aplicarlas para controlar cualquier otra emoción.

Otras dos emociones que causan muchos problemas físicos ya que repercuten en nuestra salud (al igual que el miedo) son la ira y el resentimiento. Las personas que se enferman constantemente del estomago o padecen de gastritis generalmente son muy enojonas, no logran controlar los corajes que le causa todo a su alrededor, ¡hasta el calor les hace mal!. Si te enfermas constantemente durante el año y siempre de lo mismo puede que se deba a que no sabes controlar tus emociones (recuerda que control no es lo mismo que reprimir una emoción) de ser tu caso te sugiero revises mi publicación Dime que emociones sientes y te diré qué enfermedad padeces

Si lograses controlar tus emociones podrías vivir sin limitaciones mentales que te aten. El control de tus emociones no solo debería girar en torno a las emociones negativas sino también a las positivas, ¿Qué pasaría si por recibir un regalo que te haya gustado muchísimo y te de esa alegría inmensa, tomarás decisiones fuertes como cambiar de residencia, terminar una relación o por el contrario casarte con alguien que tal vez no te ama?

Ninguna emoción es mala, existen por una razón, el miedo por ejemplo, nos fue de mucha ayuda en la época de nuestros antepasados, pues era una herramienta para la supervivencia. De igual forma todas las emociones cumplen con una función, pero eso no significa que permitamos envolvernos al borde de no poder controlarlas.

¿Estás enamorado? Adelante, pero date cuenta de cómo te tratan, no idealices a la persona y ten en cuenta que todos tenemos defectos y hasta distintos valores. En tu etapa de enamoramiento no tomes decisiones fuertes.

¿Estas entusiasmado por un negocio? Perfecto, que esa sea tu motivación para idealizar lo que quieres, realizar tu plan de negocio, detectar los recursos que te hacen falta para emprender. Pero no decidas hipotecar tu casa al día siguiente que tu magna idea vino a tu mente para invertirlo en un negocio que todavía no tiene pies ni cabeza.

Aprende a controlar tus emociones a través de la mente. Tampoco quiero que pienses que vivirás limitado, pues de ser así nunca te lanzarás al cambio. Debes lograr ese balance entre emoción y razonamiento. Que tu razón te dé el camino y tus emociones sean tu empuje y motivación.

Logra hacer un balance entre emoción y razón

4.3 Automotivarse

Y hablando de motivación, este es precisamente el tercer elemento clave de la inteligencia emocional. Quisiera que me comentes ¿Con que actitud despiertas por las mañanas? ¿Eres de los que se la pasan sobreviviendo entre semana  esperando a que llegue el viernes? ¿A diario te levantas con alguna meta por lograr? ¿Tienes algún propósito de vida que te motive todos los días al despertar?

Creo estas respuestas podrían guiarte para identificar qué tanta capacidad posees para automotivarte.

Desafortunadamente, muchos estamos acostumbrados a recibir alguna gratificación inmediata por nuestro trabajo. Si trabajamos, esperamos una paga. Pero que pasa si estas emprendiendo un negocio y no recibes los miles de pesos el primer mes, la mayoría deja el negocio y dice que no sirvió la idea.

Entras al gym y estuviste yendo de manera constante a hacer ejercicio. Pero acaba el mes y nadie noto que bajaste un kilo, te desmotivas y dejas de ir.

Estuviste estudiando mucho para un examen, lo presentas y obtienes 6, te desmotivas y prefieres copiar para la próxima.

Te comprometiste a hacer la mejor presentación posible para el trabajo, el día que lo presentas nadie nota el esfuerzo, es más hasta te critican, te desmotivas y dejas de dar tu máximo en el trabajo.

Y así, nos vamos por la vida desmotivándonos por la crítica de una persona, por no lograr el impacto que quisimos y por no obtener nuestro sueño al primer intento. ¿Por qué no mejor nos ponemos como modelo a Thomas Alba Edison, que después de fallar 999 veces, finalmente en el intento número 1000 logro inventar la bombilla eléctrica? Si se hubiese rendido no tendríamos ese maravilloso invento en todos nuestros hogares. ¿A caso hay algo que no has logrado crear por la falta de motivación?

La mayoría de las personas no logran sus sueños no por que no sean capaces, si no por que no poseen este tercer elemento clave de la inteligencia emocional. No pierdas mas el tiempo, localiza aquello que te motiva a vivir, a seguir, a esforzarte, que no te importen los comentarios de los demás. Tu puedes, es fácil y lo puedes lograr si así lo deseas y te comprometes día con día con tus pensamientos y acciones a alcanzarlo.

4.4 Reconocer emociones ajenas (empatía)

“Si hay un secreto del éxito, reside en la habilidad de ver el punto de vista de otra persona, así como desde el propio”. Henry Ford

La empatía se conoce casualmente como “ponerse en el lugar del otro”, es decir comprender y entender la forma en la que otra persona podría estar sintiéndose debido a algún suceso. Sin embargo, la empatía no queda ahí, también incluye el poder tener esa habilidad de reconocer lo que siente el otro a través de su postura, tono de voz, comportamiento sin necesidad de que explique lo que le pasa con sus propias palabras.

Cuando somo empáticos, nos interesamos por lo que pasa con nuestros amigos, familia o conocidos, nos acercamos a preguntarles cómo están y si ellos deciden podrían abrir su corazón y platicarnos su sentir. Cuando eres empático logras fortalecer las relaciones con aquellos que te rodean.

Además, logras identificar lo que le gusta a esa persona, lo que les disgusta, les preocupa, lo que les alegra y lo que le hace sufrir. ¿Por qué es importante esto? Para entablar mejores relaciones es necesario utilizar esta información para saber como tratar a las personas y como evitar crear problemas “sin querer”. ¿No te ha tocado que tienes una pareja a la cual le has comentado un buen número de veces cuál es tu perfume favorito y luego te regala un perfume que a él / ella le gusta? Pues bueno, ya te imaginarás el final de esta historia donde a pesar del tiempo juntos te das cuenta que tu pareja no te conoce realmente…

Cuando seas empático también debes tener cuidado en no caer en el extremo, absorbiendo los gustos y problemas de los demás y tratando de buscar una solución, asumiendo en parte la responsabilidad de lo que sucedió, preocupándonos excesivamente por el otro, o cambiando gustos porque a tu pareja así le gusta, pues entonces te perjudicaría emocionalmente y en la autoestima también.

Sé empático pero no llegues al extremo

Los que son expertos en identificar como se sienten los demás, en definitiva son los niños. Siendo maestra me ha tocado que mis alumnos notaran cuando llegaba feliz, triste o molesta al salón, pues no había terminado de pasar lista (una de las primeras actividades del día) y algún alumno ya se había acercado a preguntarme “¿Qué tienes maestra? O ¿Por qué esta triste maestra? Y posteriormente, me entregaban un dibujo o una cartita para alegrarme.

Seamos como los niños, tengamos ese nivel de empatía para lograr identificar cómo se sienten aquellos a los que queremos, amamos o con los que convivimos a diario. Esto creará lazos sinceros que en un futuro podrían ser incluso buenos amigos. Somos seres sociales por naturaleza, por lo que necesitaremos en algún momento de otras personas, así sea un simple favor.

4.5 Controlar las relaciones (habilidades sociales)

¿Has conocido a alguna persona que es experta en solucionar problemas? ¿o que apenas llega esa persona a algún lugar inunda de felicidad a los que le rodean? Este tipo de personas tienen una habilidad para las relaciones sociales. Es más, los demás recurren a ellas cuando quieren poner de acuerdo a un colectivo de personas.

Una persona con habilidades sociales posee una alta capacidad para entablar comunicación efectiva con los que le rodean, logran expresar lo que quieren decir y llegar a acuerdos fácilmente. Además, disfrutan de la convivencia con otras personas y sobre todo conseguir que la opinión de los demás no impida logar sus objetivos.

¿A caso no hemos caído en que nos reunimos la familia o amigos y todos nos encontramos en el celular en vez de estar platicando? Se ha perdido esa bonita costumbre de mostrar interés por lo que le sucede a las personas que amamos y queremos. Desarrolla tus habilidades sociales mediante el diálogo y la comunicación.

Otra habilidad social que es necesario desarrollar es la asertividad, la cual se refiere a poder expresar lo que nos gusta y lo que no pero de tal forma que no ofenda a los demás, sea claro, preciso y respetuoso. Muchos de los problemas provienen por no saber expresar lo que queremos. Si nos la pasamos complaciendo para evitar peleas o discusiones, a la larga, esto se vuelve un cúmulo tan grande de frustración e impotencia que cuando ya no puedes controlarlo explotas y te peleas con todos y hasta el que no tiene nada que ver también le toca un poco de tu ira o en su defecto lloras llegando el grado incluso de enfermarte.

Como has podido leer, no te mentiré si te digo que es algo que lograrás de la noche a la mañana. Es todo un proceso que si continuas ahora con tu proceso para desarrollar tu inteligencia emocional podrás hacerlo siempre y cuando lo hagas de manera constante, reflexionando sobre cómo te sientes, por qué y tomando decisiones y acciones conforme a la razón.

Si te ha gustado esta publicación, compártelo con aquellas personas que pudiesen servirle. Te invito a que me sigas en mis redes sociales: Instagram y Facebook, donde a diario publico tips y frases para motivarte en este camino hacia la transformación de una mejor versión de ti. Si tienes alguna duda sobre lo expuesto en este post, házmelo saber en los comentarios o al correo [email protected] y con mucho gusto te la resuelvo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *