Guía para el exito en tu vida

Ayuda, no se que hacer con mi vida

Vas rondando los 30 y ha pasado por tu mente un ¡No se que hacer con mi vida! ¡Que bueno! Hay un mayor porcentaje de personas que viven en modo automático sin siquiera detenerse a pensar en ello.

Hay inclusive quienes son infelices en donde se encuentran, no les gusta su trabajo, no disfrutan de lo que hacen, se la pasan añorando el fin de semana y quejándose todo el día por todo lo que les rodea y prefieren continuar de esa forma a intentar algo diferente, pues han caído en su zona de confort o tienen miedo de hacer cosas nuevas y diferentes.

Hay otros, que debido a sus responsabilidades: hijos, deudas y familia han tenido que quedarse en donde están por necesidad y no por gusto.

Sin embargo, Tú, sea la edad que tengas, si tienes posibilidad de decidir solo por ti, sin tener que considerar vidas ajenas (como familias e hijos) ya tienes una gran ventaja. Pues con familia, las prioridades son diferentes para quienes nos encontramos aun solteros.

Muchos le llamaran la crisis de los 30, pero querida lectora. Esto de la vida, apenas comienza. Si como yo te ha tocado estar en diferentes trabajos. Tienes una gran ventaja sobre quienes toda su vida se han dedicado a lo mismo.

Crítica externa a los nuestros

Actualmente, la sociedad juzga a aquellos que se la pasan cambiando de trabajo en trabajo, intentando cosas nuevas, metiéndose a nuevos cursos, aprendiendo nuevas habilidades. ¿No te ha tocado escuchar un “no sabe lo que quiere” o un “ojalá ya se case para que siente cabeza”? jaja esta última es mi favorita.

Es fácil juzgar al otro, pero al menos cuando lleguemos a la vejez podremos decir alto y con orgullo: Lo intenté, lo probé, viví. Es mejor eso a tener recuerdos tristes, añorando regresar el tiempo para intentar tantas cosas nuevas que dejamos desplazar por el que dirán o por intentar encajar en la normalidad de la sociedad: Tener trabajo, casarse, tener hijos, casa, coche, morir, tan tan.

Claro, si ese es realmente lo que tu añoras, no te juzgo. Gracias a Dios tenemos el libre albedrío y capacidad de decidir en cómo invertir nuestro tiempo, atención y por ende, nuestra vida.

Razones más comunes por las que no sabemos que hacer con nuestras vidas

Querer cumplir las expectativas de los demás

Muchas personas, han permitido y se han enfocado en mantener a todos contentos. Esperan escuchar una muestra de aprobación o reconocimiento ante todas las acciones que realizan. Querer agradar a todos es más bien un problema de autoestima, si quieres saber como aumentar tu autoestima puedes leer ¿Cómo aumentar mi amor propio?

Cuando alguien hace algo debe ser por gusto, por placer, porque te llena realizar esa acción.  Si te gusta ayudar a la gente, hazlo sin esperar un “que bondadosa es”. Si te encanta hornear pasteles, hazlo sin esperar un “que delicioso cocinas”. Si quieres ser una empresaria millonaria, hazlo sin esperar un “mira que exitosa es ahora”. Simplemente deja de esperar escuchar la opinión de los demás cada que hagas algo.

Haber sido demasiado obedientes

No te paso que de pequeña siempre fuiste la favorita de la maestra por ser tan bien portadita. O te ponían de ejemplo con tus hermanos y escuchabas un “deberías comportarte como tu hermana, que es tan obediente”.

Ponte a analizar ¿no habrá repercutido tu infancia en cómo eres y te desenvuelves ahora? El siempre esperar a que te digan que hacer para poder actuar. No saber moverte en falso sin la guía de alguien. Y vivir en la incertidumbre de no saber si lo que estas haciendo es lo correcto pues siendo adultos la responsabilidad de nuestros actos recae directamente en nuestros hombros ¿No?

La buena noticia es que todo eso ya esta en el pasado, no puedes cambiar lo vivido pero si que puedes decidir a partir de hoy, tomar tus propias decisiones, sin temor a equivocarte. Pues si te equivocas ¿Qué más da? Todo tiene solución en esta vida. Toda equivocación nos dejará siempre un aprendizaje.

Entonces cómo encontrar la respuesta a ¿No se que hacer con mi vida?

Pues bueno, no es cosa de la noche a la mañana, pero si tu has estado en esta situación y lo has logrado descubrir de un día para otro. Házmelo saber por favor, creo somos muchos los que nos encantaría aplicar lo que tu hiciste.

Investigando en varios sitios, libros y videos he llegado a la siguiente conclusión.

  1. Comienza recordando lo que te gustaba de pequeña ¿en qué eras hábil? ¿tenías algún talento que hayas dejado olvidado? No hay niño que no haya anhelado crecer, ¿Cómo te imaginabas siendo de adulto?
  2. Actualmente, ¿tienes algún talento? ¿en que te dicen las personas que eres buena? ¿en que te destacas? ¿Posees alguna habilidad? ¿Qué te gusta hacer? ¿Qué te genera curiosidad?
  3. Elabora una redacción de tu vida ideal. Describe con lujo de detalle cómo te gustaría que fuese tu vida perfecta. Aquella en la que si tuvieses 95 años estuvieses orgullosa de contar.
  4. Une tus respuestas de todas las preguntas contestadas anteriormente, ¿puedes notar alguna profesión, oficio, empleo, emprendimiento o proyecto que tenga coherencia entre lo que te gusta, tus talentos y lo que deseas en un futuro?

Diferencia entre propósito de vida y proyecto de vida

Propósito de vida

Hay autores que señalan que el propósito de vida gira en torno a apoyar a los demás, dejar ese granito de arena para crear un impacto positivo en la vida de la humanidad. No necesariamente debes convertirte en una Santa madre Teresa de Calcuta, aunque si eso es lo que siempre añoraste, ¡Excelente! Que nadie te impida lograr tus sueños. También hay otras opciones, el creador de la computadora, ha impactado positivamente en casi toda la población mundial

Proyecto de vida

Mientras que el proyecto de vida, se enfoca en realizar acciones benéficas para uno mismo, las cuales te satisfacen personalmente, por ejemplo ser millonaria, ser famosa, lograr viajar a ese país con el que siempre sueñas, etcétera.

¿Pero y si te dijera que es posible unir tu propósito de vida y tu proyecto de vida? Hay personas que lo han logrado, han decidió viajar por el mundo mientras realizan voluntariado en ONG’s.

Incluso el creador de Microsoft, ha impactado en toda la población y logró convertirse en un exitoso millonario. Y su impacto no queda solo ahí, pues inclusive apoya en asociaciones sin fines de lucro, brindando paqueterías gratuitas para ONG´s. De esta forma apoya a la sociedad pero también ha cumplido con su proyecto de vida. ¿Genial, no?

Mi camino

Que fácil es sugerir, pero aquí viene lo bueno. Mi camino de vida y cómo he asumido la crisis existencial de los casi 30.

He pasado por esta crisis en 3 momentos en mi vida, la primera fue en la preparatoria, en ese momento donde sin tener 18 años tenía que tomar la decisión de cual carrera elegir. Decidí ser maestra porque todos en mi familia lo eran. Primer error mío, ¡definitivo! Le comencé a agarrar gusto a la profesión, no voy a negar que llegue a enamorarme de ella y a desenvolverme con gusto en aquella función. Pero como todo aquel que ejerce algo sin ser su pasión, llegó el momento en el que desaparecieron mis ganas y la duda entro en mi mente: ¿Realmente quiero ser docente por 40 años de mi vida?

Aquí fue mi segundo momento de crisis, pues bueno, me dije, existen otras alternativas en mi ámbito laboral, así que participé por un ascenso laboral, total no perdía nada con intentarlo. Pues resulta que gracias a varias técnicas que apliqué, para lograr lo que en aquel entonces era mi sueño y mi meta, lo logré.

Seguramente te preguntaras ¿qué técnicas? Realice afirmaciones positivas para manifestar la ley de la atracción y visualizaciones, si quieres saber más, simplemente da clic en ellas.

Pero, la monotonía nuevamente llegó, disfrute ese puesto los primeros 4 años, aunque luego ya no. Gracias a Dios vivimos mi familia y yo una tragedia que nos dejó endeudados hasta los huesos (esta fue mi tercera crisis) entonces decidí, que no podía mantenerme en ese trabajo. Era urgentemente necesario iniciar con otro emprendimiento.

Fue entonces cuando descubrí el mundo de los blogs y heme aquí redactando estas líneas para ti, para poder ayudarte y juntas trazar tu camino al éxito.

¿Que si es mi propósito de vida? ¡Si! Créeme que aguantar meses sin recibir ni un solo centavo, haciendo lo que te gusta y sin dudar si estás en el camino correcto, simplemente confiando en el éxito que alcanzará tu emprendimiento, son señales muy certeras de que vas por el buen camino.

¿Se te presentarán dificultades? Claro, que sentido tendría la vida sin esos sube y bajas que te permiten darle sabor, aprendizaje y crecimiento personal o profesional.

Así que ¿Estas dispuesta a iniciar tu proceso para encontrar lo que quieres en tu vida?

Espero puedas compartir tus opiniones, ¿has pasado algún momento similar en tu vida? ¿Te han tocado esas crisis existenciales? ¿Cómo las has afrontado? ¿Ya sabes cuál es tu camino?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *