Guía para el exito en tu vida

Comienza el cambio. Elimina los pensamientos limitantes

¿Qué pensamientos limitantes tienes? ¿Eres muy inteligente pero te da miedo hablar en público? ¿Te encantaría tener muchos amigos pero te da pena socializar? ¿Darías todo por tener ese puesto gerencial que tanto anhelas pero te sientes insegura y no sabes si podrías con tanta responsabilidad? Si tienes alguno de estos pensamientos u otros más, este post es para ti.

Conforme vamos creciendo, vivimos sucesos que forman la perspectiva que tenemos sobre nosotras mismas. Puede que de niña hayas sido muy tímida, sin embargo ya eres una mujer hecha y derecha y si quieres cambiar puedes hacerlo. Lo que viviste durante tu crecimiento puedes modificarlo ahora.

Pasamos por la vida recibiendo comentarios que no son de nuestro agrado y la mayoría de las veces nos apropiamos de ellos cuando ni siquiera son fiables ni deberían ser determinantes, éstos crean los pensamientos limitantes. Es cierto que cuando una es pequeña solemos acceder a todo lo que los adultos te dicen ya que en ocasiones son nuestros referentes, sin embargo, una vez siendo adultos estamos en nuestras plenas facultades y es nuestra obligación, cambiar esas programaciones que de manera inconsciente todos los que nos rodearon de niños fueron metiendo poco a poco en nuestras cabecitas.

Así que si estas convencida de querer cambiar y convertirte en un mejor versión, solo es cuestión que te decidas a hacerlo y que sigas los siguientes pasos.

1. ¿Qué quieres ser?

Primero debes detectar aquellos pensamientos limitantes que deseas eliminar, pueden ser miedos, inseguridades o perspectivas hacia ti. Detecta 5 de ellos y ponlos en una lista. Ahora buscarás el sentimiento contrario o el pensamiento positivo que contrarreste los primeros.

Por ejemplo si determinaste que tienes » temor a hablar en público». La idea y sentimiento contrario sería «seguridad a hablar en público».

2. ¿De dónde vienen las sentimientos y pensamientos limitantes?

Ahora, vas a detectar de donde provienen esos sentimientos y pensamientos limitantes; primero intenta recordarlo haciendo memoria. Para el ejemplo anterior, puede que haya sido por alguna mala experiencia que hayas tenido de niña cuando pasaste exponer algún tema en la escuela y desde entonces te quedaste traumado pensando que no eres bueno para hablar en público por que sacaste una baja calificación o se burlaron de ti. Cuando tengas ese momento en tu mente, anótalo también en papel. Si intentas recordar y no viene nada a tu mente, entonces realiza el siguiente ejercicio.

Antes de hacer la actividad, necesito que pienses primero en un suceso que te cause felicidad y paz, yo por ejemplo siempre recuerdo la brisa del mar mientras me encontraba acostada en una hamaca a la orilla de la playa junto a mi mamá, ella me acariciaba el cabello mientras me quedaba dormida, ese recuerdo o imagen mental lo he llamado mi “momento feliz”. Necesito que recuerdes algún momento muy feliz para ti y lo anotes en un papel, y lo tengas bien presente con lujo de detalle para cuando te lo solicite lo recuerdes inmediatamente.

Ahora sí cierra los ojos, respira profundamente por tres veces mientras despejas tu mente y pídele a tu inconsciente “Por favor, mente inconsciente, yo sé que no platico frecuentemente contigo, agradezco todas las actividades que haces por mí, pero hoy pido tu ayuda para recordar ese suceso que viví y creó esa imagen mental que tengo sobre… (y aquí señalas la idea negativa o el pensamiento limitante que quieres cambiar)” Mantente con los ojos cerrados y continua respirando hasta que llegue la respuesta, puede llegar de diferentes formas, a mí por ejemplo me llega la idea como si estuviese viendo un video ya que me veo en el momento exacto en el que sucedió y escucho la frase inclusive de quien la mencionó.

Una vez que llegue la respuesta, dile “gracias inconsciente por ayudarme a recordar” y en ese momento respira tres veces profundamente mientras alzas la cabeza como viendo hacia el cielo y sonríe, en ese momento recuerda lo que escribiste en ese papelito y guía a tu mente para que veas, sientas y recuerdes lo que escuchaste durante ese “momento feliz”.

Si en un primer momento no viene el recuerdo a ti vuelve a intentarlo en otro momento del día, o simplemente pídele a tu mente inconsciente (antes de abrir los ojos) que por favor te ayude a recordar después y estate pendiente porque muy probablemente en el transcurso de ese día o en los próximos, la idea enraizada y oculta vendrá a ti así que anótala cuando eso suceda porque muchas veces, así como viene se va.

Si quieres conocer más sobre la mente inconsciente da click en el siguiente enlace

¿Mente inconsciente? Tips efectivos para controlarla

Una vez que hayas localizado el momento en el que esa idea negativa se quedó en ti, descríbela en alguna libreta de apoyo. Ahora sí viene el segundo momento del ejercicio.

3. Modifica el pensamiento limitante

Para ello, nuevamente será necesario que respires profundamente por tres veces mientras despejas tu mente y voy a pedirte que te imagines estando en el cine o en un teatro viendo a la pantalla principal y vas imaginar que estás tu junto con quien causó ese pensamiento limitante son los protagonistas de la película, vas a recrear la imagen de lo que sucedió pero en esta ocasión vas a imaginar el suceso como a ti te hubiese gustado que pasara, vas a imaginar lo que te hubiese gustado escuchar y te vas a sentir como te hubiese gustado sentirte a consecuencia de las frases que te dijeron, por ejemplo.

Siguiendo con el ejemplo de temor a hablar en público. Imaginarás que te encuentras estando de niño en tu antiguo salón, inicias con tu exposición pero ahora observarás que puedes explicar con seguridad y confianza tus ideas, al finalizar tu maestro te felicita y obtienes una alta calificación y todos tus compañeros te aplauden. En ese momento te inundas de felicidad, seguridad y disfrutas ese sentimiento pleno.
Al finalizar, respira profundamente tres veces y abre lentamente los ojos.

4. Utiliza afirmaciones positivas

Cada vez que a tu mente regrese algún pensamiento limitante, recrea la imagen mental positiva que creaste y elabora y repite una afirmación positiva que contrarreste la negativa, siguiendo con el ejemplo del temor a hablar en público, la afirmación positiva sería:

“Tengo seguridad de hablar en público, puedo expresar con claridad y firmeza mis ideas”

Si quieres aprender más sobre cómo elaborar tus propias afirmaciones positivas, visita:

Logra el éxito a través de afirmaciones y programaciones positivas

Tu mente crea lo que piensas

5. Enfrenta tus pensamientos limitantes

Para finalizar, ahora te pondrás frente a la situación que te limita. Con el ejemplo que hemos manejado durante este post, cuando en el trabajo soliciten alguna participación, se la primera en hablar, ofrécete para hacer presentaciones y si en algún momento regresa la idea limitante menciona tu afirmacion positiva. Cuando le damos nuevas experiencias positivas a nuestro cerebro que contradicen a las preconcebidas, comienzan a modificarse aquellos pensamientos limitantes que tenemos.

El proceso de cambio, llegará poco a poco y con la práctica es más fácil y rápido observar los resultados. En un inicio me tomaba hasta dos meses eliminar una idea negativa y cambiarla por una positiva, ahora es solo cuestión de días. Mientras mas trabajes con tu mente, mas moldeable se vuelven tus pensamientos.

Estas y otras técnicas más podrás aprender tomando el curso de Programacion Neurolingüística del doctor Edmundo Velasco, donde a través de 7 meses tendrás las oportunidad de transformar tu vida y reprogramar tu mente hacia la salud, prosperidad y felicidad, si quieres saber más sólo da clic en la siguiente imagen:

Espero este post te haya servido, coméntame ¿qué te pareció? Si te gustó lo que leíste o si conoces a alguien que pueda servirle estas técnicas, compártelo por alguna red social. Y si tienes alguna duda sobre lo descrito, házmelo saber al correo [email protected]. Sígueme en Instagram, Pinterest y Facebook para que a diario tengas tus afirmaciones positivas que te motiven ser el mejor.

Hasta entonces 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *