Guía para el exito en tu vida

¿Por qué agradecer atrae la abundancia y la felicidad?

Cuando escucho la palabra agradecer me remonta a cuando aún era muy pequeña y mi madre me recordaba decir “gracias” cada que recibía algo, ya sea un juguete, dinero, me hacían un favor, etcétera. Puede que esa sea la razón por la que la mayoría de la gente no tiene el hábito de agradecer por todas las cosas buenas que tienen en la vida.

Erróneamente hemos sido educados en que estar agradecidos es consecuencia de haber recibido algo material previamente. Pero qué pasa cuando nos volvemos adultos, la esposa le prepara el mejor platillo a su esposo y éste le sale con “le falta sal” o el papá le compra una blusa a su hija y ella le dice “no me gusta ese color” ¿qué nos está pasando?

¿Por qué no agradecemos?

Tal vez, el problema sea el dar por sentado las “cosas cotidianas de la vida” desafortunadamente, vivimos en un tiempo en el que por todos los medios de comunicación se nos bombardea en que para ser feliz debes obtener objetos de marca, carísimos. Por lo que le damos mayor valor a un perfume de Paris Hilton a un hogar.

Y esto se debe a que en la casa, nos la pasamos la mayor parte del tiempo, por lo que ya se ha vuelto algo cotidiano, ya no es una novedad, lo mismo pasa con tu familia, tu pareja, tus padres, hermanos e hijos, comienzas a darlos por sentados, pensando que siempre estarán ahí para ti. Cuando realmente no es así.

El simple hecho de que hoy hayas despertado en compañía de tu familia, ya es un regalo por el cual estar agradecido. Los hijos crecen y el tiempo vuela, cuando menos te lo esperes ya se habrán ido para estudiar la universidad o ya habrán decidido vivir solos o casarse.

Hay personas que se acuestan a dormir pero ya no despiertan, debido a ataques cardíacos o por muerte natural. Lo mismo sucede con la casa, solo en América latina hay 25 millones de personas que viven en la pobreza extrema, y a nivel mundial 735 millones, las cuales viven bajo un techo de lámina en el mejor de los casos, si no es que en las calles y parques, mientras piden limosna.

Creo que al menos tu y yo, nos encontramos en ese pequeño porcentaje a nivel mundial que cuenta con servicios (¡Más que básicos!) que nos permiten vivir con comodidad, y eso querida es algo que debemos agradecer. ¿Te imaginas ahora estar sin tu celular? ¿sin Netflix? ¿sin internet?

¿Por qué agradecer atrae la abundancia?

Creo ya ha quedado claro que debemos ser agradecidos por haber despertado con vida, por aquellas personas que nos rodean, por las cosas que tenemos y los momentos que vivimos. Pero ¿por qué agradecer nos traerá abundancia? No se si lo sepas, pero todo nuestro cuerpo es energía, a nivel celular estamos compuestos por pequeños átomos que se encuentran en constante movimiento.

Emitimos vibraciones, cuando hablo sobre vibraciones me refiero a que somos energía. Somos algo así como una antena parabólica que manda a todos lados la energía que emitimos, y a su vez ese mismo tipo de energía se nos regresa.

Dependiendo de lo que pensamos, decimos y hacemos, nos convertimos en energía positiva o negativa. Así como hoy al despertar empezaste con tu pensamiento de “quiero seguir durmiendo, que flojera ir al trabajo o escuela” emitiste una vibración negativa, no te preguntes por que luego cuando te levantaste tu pie chocó con la cama (otro suceso negativo) y te quejaste nuevamente de dolor. Fuiste a la cocina y resulta que te quedaste sin gas, por lo que tuviste que irte al trabajo sin haber desayunado. Y así si tu primer pensamiento al despertar fue negativo, poco a poco comienzas a atraer a tu vida mas sucesos que confirmen que “hoy No es tu día o que amaneciste con el pie izquierdo”

Agradecer por haber despertado un día más

Sin embargo, tenemos el poder también de cambiar el rumbo de nuestros días, si algún pensamiento negativo viene a ti, puede utilizar diferentes técnicas para el control de tu mente inconsciente, las cuales puedes conocer más a fondo en el siguiente enlace: ¿Mente inconsciente? Tips efectivos para controlarla

 De la misma forma que pensamientos negativos atraen sucesos negativos cuando pensamos positivamente, a nuestra vida llegan acontecimientos que nos resultan agradables. Al Agradecer confirmamos que nos encontramos a gusto y satisfechos por lo que tenemos, por donde estamos, por lo que somos. De esta forma, estaremos emitiendo esa vibración positiva. Si agradecemos a Dios ¡Aún mejor! Pues constantemente, le diremos al ser más poderoso, lleno de luz e infinito lo agradecidos que estamos por todo lo que no regala.

Este acto, multiplicará todo lo que tienes. Elimina cualquier queja o pensamiento de carencia (¡No tengo dinero!, ¡No me alcanza!) y agradece a Dios por haber tenido alimento que consumir el día de hoy, por tu coche, por tu casa. Cuando agradecemos, creamos esa perspectiva positiva ante la vida, pareciera que se nos abren caminos y hasta la visión. La negatividad nos cega, nos deja limitados a ver las posibilidades que nos rodean para poder lograr todo lo que queremos.

Agradece por tener el tiempo para realizar las actividades que tanto te gustan, por un empleo, por dos brazos que te permiten dar cariño a tus seres amados. ¡Agradece por todo!

¿Por qué agradecer te trae Felicidad?

De igual forma, agradecer crea en nuestra mente pensamientos de merecimiento. Si entendemos que merecemos lo mejor, que merecemos todo lo que tenemos creamos en nosotros una sensación de paz, tranquilidad y felicidad, al respecto te sugiero revises mi publicación: 9 claves para la felicidad.

A su vez, tener la sensación de que eres digno de merecer lo mejor, genera una mayor autoestima en ti. Aumenta ese amor propio, pues poco a poco comienzas a eliminar esas críticas a tu cuerpo. Agradece que tienes dos pies que te permiten trasladarte a donde deseas y verás cómo eliminas esas críticas hacia tu peso.

Agradece por cada parte de tu cuerpo

Inclusive comenzarás a amar y cuidar de cada parte de tu cuerpo, muchas veces la gente se queja de su peso, demuestra odio hacia su cuerpo, pero no se da cuenta de que, si lo amara , elegiría cuidar los alimentos que consume, sería más selectivo y preferiría alimentos naturales sobre procesados.

¡Hay que agradecer hasta por nuestros malestares! Si, así como lo oyes. Recuerdo que mi madre una vez me dijo mientras me quejaba de mi dolor de cabeza…Yadira, agradece ese dolor, ¡significa que tienes cabeza! En ese entonces no pude entender lo que me decía, pero ahora me doy cuenta de la sabiduría que me transmitía. Cuando pienses que algo malo te esta pasando, agradece ese suceso. Nunca sabes el porqué de ese acontecimiento.

Mi experiencia ante agradecer

En una ocasión salimos de viaje mi familia y yo. Nos encontrábamos paseando en Monterrey, México, desde que planeamos el viaje teníamos contemplado visitar el museo del desierto ubicado en Saltillo Coahuila. Pero una vez estando ahí, uno de mis sobrinos se enfermó, por lo que el día del viaje hacia Saltillo se canceló. Esa mañana recuerdo que al menos yo hice un coraje de lo que no te puedes imaginar.

Durante el transcurso del día nos quedamos en el hotel, conviviendo todos juntos, ahí comimos, vimos películas y me recordó mi infancia cuando mis hermanos todavía vivían con mis padres. Por su parte, ellos se veían tan felices de tener a toda su familia reunida, aunque sea un día.

En fin, al día siguiente amanecimos con las carreteras cerradas pues una noche anterior cayó una nevada y por seguridad de las personas se cerraron las autopistas. Ese día agradecimos la enfermedad de mi sobrino pues de lo contrario nos hubiésemos quedado sin forma de regresar a Monterrey y nuestro vuelo de regreso era al día siguiente.

Si mi sobrino no se hubiese enfermado, hubiésemos comprado 11 boletos de avión nuevamente para poder regresar en otra fecha y nos hubiésemos perdido de ese día de convivencia familiar que después de 3 años todavía sigo recordando como un cálido momento.

En ocasiones sentimos que se nos acaba el mundo por que algo que tanto deseamos no lo pudimos hacer, o por que alguien a quien amábamos infinitamente decidió alejarse de nosotros.

Pero recuerda que todo sucede por una razón, agradece, tal vez ahora no lo comprendas, pero créeme que siempre hay una razón oculta que a la larga verás que fue un beneficio para ti. Si eres católico siempre recuerda la parte del “Padre nuestro” en el que fervientemente le pides a Dios “líbrame de todo mal, Amén”

Reto de agradecimiento

Como pudiste leer en este post, cuando agradecemos creamos abundancia, felicidad, nuestra perspectiva ante la vida cambia, nos volvemos conscientes de todo lo bueno que tenemos y de los pequeños milagros que a diario tenemos la fortuna de vivir.

Es por ello, que te reto en esta semana, a realizar 7 días de agradecimiento.

Muy temprano al despertar, inicia agradeciendo a Dios por un día más de vida. En el trascurso del día si te sucede algún suceso inesperado piensa “Gracias por este suceso, aunque ahora no entienda la razón, se que posteriormente lo entenderé”

Al finalizar el día, antes de dormir, medita de manera consciente y agradece por 3 cosas que hayas disfrutado durante el día, pueden ser momentos, personas con las que conviviste o experiencias.

Crea tu frasco de agradecimiento

Esta idea la vi hace mucho tiempo con una compañera. Pero ella realizó un frasco de momentos felices. En esta ocasión quiero proponerte que realices un “Frasco de agradecimiento” A diario, al finalizar el día escribe en un papel un suceso, objeto o situación por el que te hayas sentido agradecido e introducelo en el frasco. La intención de este frasco es que al finalizar el año puedas abrirlo para leer todas aquellas bendiciones, alegrías, sucesos, experiencias y hasta cosas que has podido disfrutar en este tiempo.

Reto: Escribe a diario algo por lo que puedas agradecer

¿Y por qué no? Incluye aquellos sucesos no tan agradables que en ese momento no pudiste comprender, muy probablemente al finalizar el año observes la situación desde otro punto de vista, o notes que has logrado tantas cosas a consecuencia de que perdiste a alguien o tuviste algún incidente.

O si no tienes frasco, elabora tu diario del agradecimiento y la abundancia

¿Cómo así? ¿Al 2 x 1? ¡¡SÍI!! Diariamente al despertar, escribe unas palabras de agradecimiento, puedes hacerlo en forma de lista o como a mí me gusta mas: Como si fuese una carta dirigida a Dios, agradeciendo por todo lo que se me ocurra al despertar.

En la noche, realizarás la segunda parte: El diario de la abundancia. Justo donde terminaste de redactar en la mañana, ahora escribirás y agradecerás por todas las cosas que te fueron regaladas en ese día, creéme te sorprenderás al darte cuenta que no hay un sólo día en el que no recibas algo que no esperabas.

Puede ser que tu compañera de trabajo te haya invitado un cafe, o que tu jefe haya disparado las tortitas de desayuno jaja o que caminando por la calle te hayas encontrado 5 pesos tirados, hasta un chicle que te haya regalado aquella sobrinita que tanto te admira. Anota ¡Todo! aquello que haya llegado a ti sin necesidad de haberlo pedido.

Coloca el valor monetario de eso que te fue regalado, al finalizar el año te darás cuenta de la enorme cantidad que recibiste al año en objetos y regalos que ni siquiera pediste.

Para finalizar…

Recuerda compartir esta publicación con aquellas personas que consideres pueda serle de utilidad, tal vez a alguien que está pasando un momento difícil o a quien todavía no ha podido entender que hemos venido a disfrutar de cada instante.

Platícame, ¿De que estas agradecido hoy? Házmelo saber en los comentarios, ¿ya has intentado implementar este hábito en tu rutina diaria?

Y por último, sígueme en mis redes sociales: Instagram y Facebook, y dale like a esta post si te gustó. Hasta pronto.

6 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *